¿Cómo era vivir con diabetes antes del descubrimiento de la insulina?

Antes del descubrimiento de la insulina en 1922 y su posterior liberación comercial en 1923, la diabetes tipo 1 te habría matado.

Todavía puede pasar, pero hasta hace 94 años, definitivamente habría pasado.

Las vidas de las personas con diabetes antes de 1922 son muy sombrías para pensar en ellas, pero merecen más que un reconocimiento de su tragedia. Creo que vale la pena explorar lo que pasaron, y la forma en que varios curanderos trataron de ayudarlos.

Las antiguas descripciones de la diabetes son terribles. El médico griego del siglo II Galeno de Pérgamo se refirió a ella como “la enfermedad sedienta”. La palabra griega para diabetes, diabainina, significa “sifón”, pero se puede traducir como “pararse con las piernas separadas”, lo que sugiere la postura (masculina) de orinar.

Como se puede adivinar, en la antigüedad el exceso de orina fue lo primero que notaron en los pacientes con diabetes. Areteo de Capadocia describió la diabetes como “el derretimiento de la carne y las extremidades en forma de orina”. Él quiso decir esto bastante literalmente. Para eliminar toda ambigüedad, Areteo también dijo, “la vida (con diabetes) es corta, repugnante y dolorosa”.

Areteo tenía razón. Morir de CAD (cetoacidosis diabética) parece ser una de esas experiencias diseñadas para maximizar y prolongar el sufrimiento. Si imaginamos a una persona hipotética con diabetes tipo 1, sabemos que podría esperar morir así: a medida que su sangre comenzara a endulzarse, los primeros síntomas incluirían sed extrema, vómitos y, por supuesto, orina excesiva. La carne y las extremidades comenzarían a “derretirse”. Perdería peso.

Luego comenzaría a jadear y a respirar con dificultad, lo que aceleraría la deshidratación fatal. Cualquiera que la cuidara podría oler la dulzura de su aliento. En las etapas finales de la cetoacidosis diabética, comenzaría a desmayarse y quizás comenzaría a vomitar lo que la literatura médica delicadamente llama “sangre alterada”. El nombre menos desinfectado para este fenómeno es “vómitos en posos de café”. Te ahorraré una explicación; el nombre es suficiente. Pronto sus órganos fallarían, y la persona también.

(Acabo de pedirle a mi hermano, un investigador médico, que me ayude a resumir este proceso en términos sencillos. Él sugirió: “Tu sangre se convierte en veneno y mueres”).

Aunque la diabetes se consideraba rara en el mundo premoderno, era lo suficientemente mortal como para ser notable, y muchos médicos querían saber cómo tratarla. Según el Papiro de Ebers (descubierto en 1872), el antiguo Egipto tenía varias ideas sobre cómo tratar la misteriosa enfermedad de la orina dulce.

El papiro nos dice que los remedios egipcios incluían: “Un vaso medidor lleno de Agua del Estanque del Pájaro, Baya de Saúco, Fibras de la planta de Asit, Leche Fresca, Tragos de Cerveza, Flor del Pepino y Dátiles Verdes”. Esta prescripción lo deja a uno preguntándose qué tipo de pájaros vivían el estanque, y por qué su agua haría que algo en el cuerpo humano se sintiera mejor.

El resto de los ingredientes (con la excepción de “Tragos de Cerveza”) suenan vagamente deliciosos, pero sus carbohidratos solo empeorarían las cosas para el paciente con diabetes. (Esta no sería la última vez que los médicos cometerían un error así: un francés del siglo XVIII llamado Pierre Priorry razonó que las personas con diabetes tenían que reemplazar el azúcar que perdían en la orina comiendo grandes cantidades de dulces. Solo podemos imaginar cómo fue esto.).

De manera más útil, el famoso médico griego Hipócrates del siglo V AEC (sí, del juramento) descubrió que una dieta baja en almidón y ejercicio vigoroso podían extender la vida de los pacientes con diabetes. También fue uno de los primeros en sugerir que había dos o más tipos de diabetes.

Pero recuerda a Areteo, el que dijo que la vida diabética era “corta, repugnante y dolorosa”. Fue alumno de Hipócrates, por lo que podemos inferir que a pesar del descubrimiento de Hipócrates, el pronóstico para las personas con diabetes tipo 1 en la antigua Grecia todavía era bastante sombrío.

Avicenna, el polímata persa del siglo XI, fue de los primeros en tener éxito en el tratamiento de la diabetes con fines médicos. En su enciclopedia 1025 The Canon of Medicine (el canon de la medicina), prescribió a las personas con diabetes una mezcla herbácea de altramuz (una leguminosa con guisantes comestibles y puntas de floripondio), fenogreco (una hierba pequeña con semillas amarillas picantes) y zedoaria (un cultivo de humedal cuyas raíces saben a jengibre con un regusto amargo).

En conjunto, estas hierbas hacían más que un bouquet estéticamente formidable: ¡funcionaban! Al menos un poco. Las personas con diabetes que consumían esta mezcla excretaban menos azúcar y sus síntomas se volvían menos graves. Es probable que el fenogreco fuera el ingrediente más útil; estudios recientes han sugerido (pero no probado) que sus semillas amarillas pueden estimular la producción de insulina tanto si se tiene diabetes tipo 1 como tipo 2. En cualquier caso, Avicenna podía comprarle un poco de tiempo a sus pacientes.

Apollinaire Bouchardat (1806-1886), notable por algo más que su nombre, fue quizás el primer médico en la era previa a la insulina en lograr un verdadero éxito en el tratamiento de la diabetes tipo 1. Durante la guerra franco-prusiana, notó que cuando las raciones se volvían desesperadamente bajas, los soldados hambrientos producían muy poca glucosa en la orina. Él aplicó esta observación a sus pacientes con diabetes. Resultó que una dieta de hambre podría prolongar las vidas de las personas con diabetes (si podían resistir, ya sabes, el hambre).

Ejercicio, hierbas y hambre: estas cosa apenas podían retrasar el umbral de la muerte de la persona con diabetes. Toda la estructura de la historia médica no tenía nada más que ofrecer hasta 1922. Cada diagnóstico significaba que una persona se derretiría.

Cada vez que derrames unas gotitas de insulina y huelas su olor a alcohol agrio, recuerda que no es fenogreco, que puedes comer (casi) lo que quieras, y que vas a sobrevivir.

Aunque no podían arreglar la diabetes, agradezcan a Avicenna, a Hippocrates, a todos.

Toma leche fresca, come dátiles verdes. Tienes suerte de estar aquí.




FUENTE: https://es.beyondtype1.org/remedios-historicos-para-la-diabetes/
@fer - DM1 desde 1.998 | FreeStyle Libre 2 | Novorapid + Lantus. | Sin complicaciones.
Miembro del equipo de moderación del foro.
Accede o Regístrate para comentar.